10.August.2021

La insondable maestría de Bloodbath con los blast beats

Los blast beats son, básicamente, golpes de batería tocados con tanta velocidad y control que suenan casi como la explosión de unos fuegos artificiales, o el disparo de un arma automática. Esta técnica, que tiene su origen en el jazz, el punk y el grindcore (muchos consideran que el término lo acuñó en los años 80 la banda inglesa de grindcore Napalm Death), es el elemento fundamental de la batería de metal extremo. Son ritmos con muchas variedades que han evolucionado a lo largo de las décadas para hacerse más rápidos y precisos.

Tradicionalmente, los blast beats son redobles de golpe aislado que alternan entre el bombo y la caja; por su parte, el ride o el plato superior del charles suenan al unísono con el bombo. Piensa en un ritmo de polka pero acelerado a 180 tiempos por minuto o más.

Lo cierto es que no hay mejor modo de comprender los blast beats que escucharlos en el contexto de una canción. El supergrupo sueco de death metal Bloodbath (con Martin Axenrot y Mikael Åkerfeldt de Opeth, este último sustituido en 2014 por Nick Holmes) los utiliza con eficacia y sin abusar, de modo que destaquen de verdad. Por ejemplo, el blast beat en 1:45 de «Ways to the Grave», tocado por el predecesor de Axenrot, Dan Swanö, en el álbum de 2002 Resurrection through Carnage, llega justo después de una sección donde la batería deja de sonar. La interrupción de la batería crea tensión, de modo que, al entrar el blast beat, suena especialmente contundente y explosivo.

Axenrot utiliza los blast beats con similar impacto en «Bastard Son of God», del álbum Nightmares Made Flesh. de Bloodbath (2004). Precede el blast beat de 0:55 con un redoble de batería de dos segundos en solitario; la breve pausa en las guitarras y la voz logra que el ritmo resulte más poderoso y llamativo. Axenrot emplea un enfoque diferente para introducir el siguiente blast beat en 1:54, ya que crea tensión más lentamente. Tras una pausa de diez segundos en la batería, y mientras las guitarras disonantes y la voz crean un muro de sonido, llega un crescendo de plato que culmina directamente en el blast beat, lo que crea una atmósfera de black metal y un efecto casi sobrenatural.

Aunque Bloodbath suele centrarse en los blast beats tradicionales, los hay de otros tipos, como el hammer blast y el bomb blast. Al contrario de los blast beats clásicos, que alternan entre el bombo y la caja, el hammer blast utiliza golpes aislados de bombo y caja tocados al unísono. Los bomb blast, popularizados por los baluartes estadounidenses del death metal Cannibal Corpse, son como los hammer blasts, solo que el bombo toca el doble de golpes que el plato y la caja. La lista de variedades del blast beat sigue y sigue, pero su propósito es esencialmente el mismo: llevar el nivel de energía de una canción del cero al máximo.

Leila Abdul-Rauf es multiinstrumentista y compositora. Vive en Oakland (California). Leila es guitarrista y vocalista del grupo de death metal Vastum y la banda de post-punk etéreo Terebellum. También compone y produce música ambient con su propio nombre, con el trío electrónico Ionophore y con el dúo de synth-folk Fyrhtu. Ha hecho giras internacionales y en su tiempo libre imparte clases privadas de guitarra y voz.

«Bloodbath; Dong Open Air 2016", por Markus Felix, se utiliza con licencia CC BY-SA 3.0.

¡Aprende a tocar esta canción y muchas más! Prueba Rocksmith+ y da el siguiente paso en tu viaje musical.

Comparte en redes sociales

Visita todos nuestros canales

YouTubeTwitchtwitterfacebookinstagramUbisoft Forums Button IconForum