22.April.2022

Referencia de Rocksmith: ¿Qué es la modulación?

Imagina que estás tocando una canción de la radio y que, de repente, la familiar progresión de acordes cambia bruscamente y la canción se embarca en una nueva tonalidad. Cuando tratas de seguir los nuevos acordes, te das cuenta de que pocos, o ninguno, coinciden con los de la progresión de hace un momento. Esta maniobra musical, cambiar de los acordes de una tonalidad a los de otra, se denomina modulación.

La modulación se realiza pasando de una tonalidad a otra dentro de una misma canción. Va más allá de tomar prestado un acorde o dos de otra tonalidad: se trata de un cambio que dura un tiempo musical significativo. Es posible modular más de una vez dentro de la misma canción, pero cada cambio de tonalidad debe durar al menos varios compases.

Aunque se puede modular de una tonalidad a otra de muchas maneras, algunas son más sencillas que otras. La más fácil es el corte brusco: una progresión de acordes se resuelve en la antigua tonalidad; la siguiente progresión comienza en la nueva tonalidad. Otra forma directa de modular es elegir un acorde que ambas tonalidades tengan en común y pivotar alrededor del mismo; de este modo es posible cambiar de tonalidad en medio de una frase.

[RS+] News RSD - RS Reference 7 - Modulation - pivot chord

Los acordes de pivote son un modo de unir dos tonalidades relacionadas. Como un acorde de pivote tiene las mismas notas en dos tonalidades, puede ser el acorde que termine una progresión y también el que comience otra. En el ejemplo anterior, el pivote es A menor.

La modulación tiene distintas funciones en una canción, según el contexto. Puede diferenciar las secciones de la canción, como la estrofa y el estribillo; puede aportar interés armónico al presentar la misma idea que se acaba de escuchar en una nueva tonalidad; puede aumentar el impacto emocional de una sección al ofrecerla renovada. En la música pop, el último estribillo se modula a menudo medio tono o un tono hacia arriba. En ambos casos, este recurso aumenta la intensidad de la canción. En «Love on Top», de Beyoncé, las varias modulaciones ascendentes no solo impulsan la repetición del último estribillo, sino que aprovechan al máximo la tesitura vocal de la cantante.

El final de «Love on Top», de Beyoncé, incluye cuatro modulaciones ascendentes. Estas modulaciones no solo aumentan la emoción de la canción: las subidas también permiten a Beyoncé alcanzar las notas más altas de su registro.

Tal vez también hayas escuchado la modulación en éxitos del rock como «Livin' on a Prayer» de Bon Jovi o «Surrender» de Cheap Trick. En ambas canciones, la modulación da la impresión de que la música «sube un poco el nivel de emoción». No es necesario recurrir a la modulación para escribir una canción de éxito, pero entender cómo funciona es una potente herramienta para tu arsenal musical. Si estás tocando una canción y de repente te encuentras tocando acordes totalmente distintos a los de antes, es posible que la canción haya modulado. Saber pasar con soltura de una tonalidad a otra mientras tocas abre nuevas oportunidades para tocar música con mayor complejidad, y además es un modo más de añadir interés a tus canciones.

Margaret Jones es multinstrumentista, compositora y profesora de música. Vive en Oakland (California). Toca la guitarra en varias bandas locales, incluido el proyecto con sus propias canciones M Jones and the Melee. También tiene un doctorado en Historia de la Música por la UC Berkeley y ha impartido clases en el San Francisco Conservatory of Music.

Sheet Music Background por Linnaea Mallette se utiliza con licencia CC0 1.0

Comparte en redes sociales

Visita todos nuestros canales

YouTubeTwitchtwitterfacebookinstagramUbisoft Forums Button IconForum