5 August 2021

2 Minutos leyendo

Reportaje Exclusivo: Peligrosas armas improvisadas ya están circulando por Yara. [La Voz de Yara #5]

Artículo 5

En las últimas semanas han circulado rumores acerca de la existencia de armas improvisadas en el país. Tras estos hechos se encuentra el violento grupo rebelde “Libertad”. Estas armas burdas, fabricadas a partir de objetos cotidianos (motores de máquinas cortacésped, picaportes, cinturones de seguridad, reproductores de CD…), no abundan mucho todavía, pero ya se han convertido en una amenaza. Por fortuna, nuestro Gobierno ha tomado medidas.

Por Guillermo Barbès.


El enemigo oculto

Es bien sabido que la gente de Yara es muy astuta. Su ingenio les ha permitido superar muchos obstáculos. El uso de preservativos para pescar, por ejemplo, parece algo divertido, pero es en realidad toda una hazaña. Sin embargo, los líderes de “Libertad” se han aprovechado de este ingenio para hacer algo que podría tener consecuencias mortales. El movimiento, fortalecido por el embargo, ha fructificado en la sociedad yarana, y esta usando su cercanía con la gente para corromper su alma: tras esta última moda subyace una auténtica estrategia guerrillera.

FC6 VdY Article5 Asset 960x540

Nuevas armas, nuevos riesgos

Hace dos semanas, en Aguas Lindas, el capitán Ramírez y su unidad descubrieron un puesto rebelde en la selva. Lo que en un principio no parecía más que un almacén abandonado era en realidad un taller terrorista. “Cuando limpiamos la zona, descubrimos un gran arsenal de armas fabricadas a partir de objetos cotidianos y, lo que es más preocupante, manuales de instrucciones para fabricarlas”, afirma el capitán. Entre estas armas había un reproductor de CD que podía lanzar discos a una distancia de 10 metros. A primera vista resulta llamativo, pero se rumorea que ha resultado letal para los soldados. Parece que los rebeldes no conocen límites a la hora de traer la guerra a la isla.

FC6 VdY Article5 Asset2 960x540

Una reacción firme

Por fortuna, el Gobierno ha asumido rápidamente la extensión de este movimiento, y no ha tardado en responder. En las grandes ciudades se ha desplegado una campaña informativa, y en las zonas rurales se han realizado amplias operaciones de registro. Aún no ha llegado el día en que nuestro país se quede de brazos cruzados y deje que su pueblo caiga en manos de una milicia que usa latas de frijoles y cinturones de seguridad para librar su guerra sucia.

FC6 VdY Article5 Asset3 960x540

Visita todos nuestros canales